¿Cómo sé si mi bebé tiene cólicos?

La mayoría de los bebés sufren este trastorno  generalmente en los 3 primeros meses de vida. El síntoma más representativo es el llanto inconsolable e intenso que se produce generalmente de noche y va acompañado de distensión abdominal, flexión de las piernas sobre el abdomen y enrojecimiento cutáneo.
Los bebes con cólicos, suelen apretar los puños, presentan rigidez en sus piernas y tienen el abdomen tenso.
CAUSAS
La causa exacta de los cólicos del lactante todavía se desconoce, aunque se piensa que no es única la alergia a las proteínas de la vaca (leche de vaca, ternera o leche de vaca consumida por la madre lactante, etcétera), sino que existen múltiples factores implicados (que bien pueden provenir de los trastornos domésticos asociados con dicha alergia y causados por ella).
Según este modelo, existen factores que generan una relación difícil entre los progenitores y el hijo, como una excesiva estimulación (ruido, cambios de luz, etc.), una respuesta exagerada y ansiosa de los padres ante cualquier malestar del bebé o cambios constantes en la rutina diaria. De esta manera podría explicarse la mayor ocurrencia en los primogénitos, ya que hay más inexperiencia y ansiedad familiar.
Otro factor con el que se ha encontrado asociación es el tabaquismo, aunque hay discusión sobre si se debería a una mayor ansiedad en los padres fumadores o a un estímulo sensorial por el humo del tabaco. Para muchos los cólicos se deben a contracciones espasmódicas del músculo liso del intestino, favorecidas por la inmadurez del aparato digestivo de los lactantes. También podría influir la dificultad para expulsar los gases o alteraciones de la flora intestinal.
TRATAMIENTO
Los cólicos se pueden tratar y mejorar la sintomatología, proponemos un tratamiento osteopático en el que se trabaja el cráneo (a través del Nervio Vago, que es el encargado de la inervación vegetativa de ciertas vísceras del adbomen) y el abdomen del bebé, mejorando la movilidad y el peristaltismo intestinal.
También es recomendable la toma de probióticos infantiles, que si el bebé es alimentado con biberón, podemos introducirlos en el mismo y si es a través de lactancia materna los probióticos los colocaremos en el pezón de la madre.