Parálisis cerebral infantil

Es una alteración del movimiento y de la postura que se produce por una lesión no progresiva del cerebro en desarrollo durante el periodo prenatal, perinatal o postnatal.

Sus manifestaciones clínicas dependerán de la extensión y el área de lesión.
Podemos encontrar diferentes trastornos del movimiento: espasticidad (contracción constante de la musculatura afectada), atetosis o discinesias (movimientos anormales involuntarios de cualquier parte del cuerpo, distonias), ataxia (pérdida del sentido del equilibrio y de la posición en el espacio) y mixtas (espasticidad y atetosis).

Así mismo los déficits motores pueden afectar a distintos niveles corporales: hemiplejia ( afectación de un hemicuerpo), diplejía (afectación de las extremidades inferiores), tetraplejia (afectación completa).

Estos niños, necesitarán de un tratamiento de fisioterapia para poder evitar que la patología que tienen cree problemas asociados como las contracturas musculares y las deformidades óseas. Además, el papel del fisioterapeuta es importante para trabajar con estos niños los hitos evolutivos respectivos a su edad, y que no tengan problemas para adquirirlos, como por ejemplo el gateo o la marcha.

Así mismo, se realiza un trabajo de manera holística para abordar todas las capacidades motrices de estos niños, desde la actividad voltear hasta la posibilidad de coger un lápiz correctamente.

Los primeros dos años de vida son los más importantes para trabajar, ya que existe la cualidad de la plasticidad cerebral, es decir, que aunque la vía normal cerebral encargada de una actividad ya no esté, trabajando se pueden crear vías nuevas de forma que puedan suplir la que falta.

Por ello, es necesario un trabajo exhaustivo y precoz, y así intentar que el daño cerebral que sufre no impida conseguir hitos importantes.
El tratamiento combina ejercicios para lograr actividades concretas, como la reptación o que sea capaz de sentarse autónomamente entre otros, hasta masajes y estiramientos evitando las deformidades y contracturas causadas sobre todo por la espasticidad.